Una mujer llamada Laura Murray Cicco originaria de Kansas City, realizó una demanda contra la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio NASA, por sus siglás en inglés debido a que ella posee un tubo de cristal que su interior guarda polvo lunar (pulverización de la superficie rocosa de la luna).

¿Cómo llegó el polvo lunar a las manos de Laura? El polvo lunar le fue regalado a   Laura cuando tenía diez años de edad por parte del astronauta Neil Armstrong, el cual tiene una dedicatoria  “Para Laura Ann Murray, la mejor de la suertes. Neil Armstrong, Apollo 11”. La firma y la caligrafía, es totalmente real debido que fue autentificado por un experto.

El padre de Laura Tom Murray era amigo cercano de Armstrong. El padre de Laura  fue un piloto de la Fuerza Aérea estadounidense, durante la segunda guerra mundial y fue en la época de los 70 cuando Armstrong era profesor universitario de Cincinnati decidió regalarle el polvo lunar a la hija de su gran amigo.