Tras ser convocada para estar nuevamente en la pista de Bailando por un sueño, Nai Awada retomó el circuito mediático que supo recorrer cuando buscaba permanecer dentro del certamen que conduce Marcelo Tinelli. En esta oportunidad, la sobrina del presidente Mauricio Macri denunció que su familia no le dirige la palabra y que, de continuar la situación, se quitará el apellido.

La actriz, de 24 años, hizo su descargo en el ciclo de Mariano Iúdica, Involucrados. Según contó, el pasado 11 de febrero se quedó esperando el llamado de su tía Juliana Awada, la esposa del Presidente, quien ni por Twitter la felicitó por su cumpleaños. Misma actitud tuvieron el resto de los Awada, que desde hace tiempo la ignoran por completo.

La última vez que me llamó mi abuela fue para reputearme porque hablé de Mauricio Macri“, sostuvo Nai, afirmando que el malestar que existe con ella no es solo por su ideología política sino también por su preferencia sexual.

Me encanta ser la oveja negra de los Awada y no voy a dejar de decir que me gustan las chicas ni de bailar en el caño”, sentenció la hija del actor Alejandro Awada.

En su descargo, la actriz comentó que extraña a su prima Valentina, la hija mayor de Juliana, fruto de su pasada relación con el conde belga Bruno Barbier; es a la que más lamenta perder. También a su tía, cuya relación está quebrada desde que participó en Bailando 2017.

Desde que ingresó al mundo mediático, Nai Awada hizo conocer su rechazo al actual gobierno. Una postura que le generó varios conflictos familiares que terminó por afectar la salud de la actriz. Tuvo varios ataques de pánico que la obligaron a renunciar al Bailando.

“Estoy cansada, si estoy ahora hablando así es porque aguanté mucho”, señaló la actriz, dando a entender que hay mucho que está callando.