El verano no le da tregua a la relación de Laura Fernández y Federico Bal. Después de la escandalosa separación que tuvieron, que incluyó una supuesta tercera en discordia, todo indicaba que iban camino a reconciliarse. Sin embargo, es distinto el final que espera la conductora de Combate, quien optó por ponerle punto final a la relación.

Así lo informó Fernández a la señal TN, en donde a claro que solo mantenía una buena relación con Bal por respecto a la historia que una vez compartieron. No hubo reconciliación y ni la habrá. “Decidimos distanciarnos y terminar”, declaró la bailarina, que próximamente integrará el elenco de Sugar.

De hecho, la noticia de su nuevo desafío profesional dio el primer indicio de que la pareja no se encontraba en buen puerto. El hijo de Carmen Barbieri tuvo que enterarse por los medios de la buena noticia. Un detalle que la propia Fernández dio a conocer, exponiendo así la lejanía que había interpuesto entre ambos.

A diferencia de su ahora ex novio, a Laurita le espera un gran año profesional. El próximo 4 de abril debutará en Sugar, espectáculo que supo encabezar en su momento Susana Giménez. También existe la posibilidad de que sea parte del  jurado de Bailando 2018, como una figura rotante. Es decir, no estará en todas las galas.

Bien en el trabajo y ¿en el amor?

Han comenzado a circular el rumor de que Laurita Fernández encontró un nuevo amor. Y no es un amor cualquiera: se trataría del actor Nicolás Cabré, un galán famoso por haber conquistado a varias bellezas de la farándula nacional.

A Cabré se lo considera como  todo un “tiburón”. Entre sus conquistas se encuentran: Sabrina Carballo, Celeste Cid, Agustina Cordova, Marcela Kloosterboer, Agustina Cherri, Soledad Fandiño, Eugenia Tobal, Eugenia “China” Suárez y Sofía Savoy, entre otras.

Gracias a Sugar, Fernández y Cabré cruzaron sus caminos. El actor es parte del espectáculo teatral. Una fotografía que se sacó la bailarina con sus nuevos compañeros fue la que despertó la sospecha de que algo estaba pasando entre ellos.