A lo largo de la vida han existido mujeres dignas de admiración; por ejemplo, esas jóvenes que se atrevieron por primera vez a mostrar sus piernas, o a realizar trabajos que en ese momento solo estaban destinadas a los hombres, como la famosa Amelia Earhart.

Chicas que no se conformaron con el machismo.