Cuando tu jefe te dice: “tenemos que hablar”, puedes estar seguro que estás a punto de recibir terribles noticias. Sin embargo, los años los han vuelto más apropiados, por lo que emplean diversas frases “políticamente aceptadas” para mandar a volar a algún empleado.