La novela llega a su final, el club francés Paris Saint Germain (PSG) sale ileso de la investigación a la que estuvo sujeta en los últimos meses luego de las sonadas incorporaciones de Neymar por 222 millones de euros proveniente del FC Barcelona y la de Kylian Mbappé por 180 desde el Mónaco.

La Comisión de Investigación de clubes de la UEFA se había mostrado firme en una posible sanción ejemplar para el club parisino con la finalidad de detener la transformación del fútbol en un negocio de jeques. Los clubes europeos ejercieron presión para tratar de dar sostenibilidad a futuro a los equipos que generan ingresos a únicamente a través del fútbol. Sin embargo, La UEFA parece haber dado marcha atrás con la sanción que preparaba y que hubiese permitido equilibrar nuevamente la balanza del mercado de fichajes.

La investigación se ha dado por cerrada, la Comisión de Investigación de clubes de la UEFA ha declarado en un comunicado oficial que “el resultado de equilibrio del club, sobre la base realizada por asesores externos independientes, permanece dentro de una desviación aceptable para los ejercicios financieros que finalizan en 2015, 2016 y 2017”. La única condición de que ha puesto el máximo organismo del fútbol europeo es que el club deberá vender por al menos 40 millones de euros en la presente ventana para evitar una nueva investigación financiera.