Los electrodomésticos tienen una función llamada stand by en la que se mantienen encendidos siempre aunque no los utilicen. Esta función es poco ecológico y dañina para la economía de la casa. Se calcula que se gastan al menos 29 euros si se dejan encendidos estos aparatos.

Este gasto extra, cuando se encuentran encendidos los electrodomésticos y no se usan, hace que la factura suba considerablemente. La media de gastos, de aparatos como el horno, la lavadora, la nevera, el router y las lámparas, es de 287W. Pero si los desconectas puedes ahorrar mucho dinero al final de un año.