¿Has oído hablar de criaturas de leyenda que comparten características de dos animales distintos? En la literatura fantástica existen, por ejemplo, el centauro (mitad caballo, mitad ser humano), el sátiro (mitad cabra, mitad ser humano) o la sirena (mitad mujer, mitad pez). Pero, aunque no lo creas, criaturas bastante parecidas a éstas existen en la realidad y, algunas de ellas, son fruto de la experimentación humana.

Estas fotografías no han sido photoshopeadas, se trata de animales reales, híbridos entre dos especies distintas que han sido posibles gracias a la ingeniería genética; hoy el ser humano es capaz de aislar ciertas funciones o características de determinadas especies al localizarlas en su ADN, éstas se pueden modificar o transferir de una especie a otra.