La esposa de Jimmy Kimmel, la coescritora en jefe, Molly McNearney, disfruta de hacerle bromas a su esposo en medio de la noche, pero lo mejor es que busca como cómplices a súper estrellas del pop como lo han sido anteriormente Rihanna y Britney Spears, pero ahora fue el turno de la cantante, Miley Cyrus de colaborar.

Hace pocas noches, la cantante de Wrecking Ball, entró en la habitación del anfitrión de Jimmy Kimmel Live!,  a la 1:07 a.m. “Entraré como una bola de demolición, ¡solo para ti, Jimmy!”, advirtió Cyrus. “¡Ahí vamos!“.

A post shared by Miley Cyrus (@mileycyrus) on

La cantante se vistió como una sexy trabajadora de construcción, Cyrus de sorpresa, saltó sobre la cama de Kimmel al ritmo de su exitosa canción. “¡A levantarse! ¡Adivina quién es, Jimmy!“, gritó Cyrus. “¡Buenos días!“. Kimmel, amargado y sin camisa, se despertó mientras una mujer con disfraz de bola de demolición se unía a Cyrus. “Sí, traje una bola de demolición“, confirmó la cantante. “¡Traje toda una bola de demolición!“.

“¿Cuántas veces va a suceder esto?”, se preguntó Kimmel en medio de todo el caos. Miley hizo desastres en la cama, cantó y, en medio del desorden, golpeó accidentalmente a Kimmel en los testículos. Le ofreció su martillo a Kimmel y Cyrus hizo referencia al videoclip de la canción, diciendo, “Sabe muy bien si quieres lamerlo… Es lo mío. ¡Te veo la próxima vez!“.

¿Habrá una próxima vez?“, se preguntó Kimmel.¡Me golpeaste en las pelotas!“. Cyrus bromeó con que el título de la canción hace referencia, más bien, a destruir pelotas. “Dulces sueños“, le dijo.