Existen muchos estudios que a lo largo del tiempo han comprobado que para un bebe es un buen estímulo para su desarrollo tener una mascota en casa con la que pueda convivir toda esta etapa de su vida. Los pequeños del hogar tienden a tener una compatibilidad instantánea con los animales, les ayuda a interaccionar socialmente y por supuesto a compartir muchas horas de diversión.

La mayoría de gatos permiten a los niños lo que jamás les permiten a los adultos. Abrazarlos, jalarles la cola  y acariciarlos todo el tiempo. Podemos decir que los gatos tienen una gran afinidad por los más pequeños del hogar, hasta cumplen una función como “niñeros” al cuidar y protegerlo.