Los hijos se parecen más a sus padres que a sus madres
Actualidad

Los hijos se parecen más a sus padres que a sus madres

La carga genética es muy evidente en muchos casos, tanto en los rasgos físicos como en el llamado temperamento. ¿Sabes la cantidad de cosas que heredamos de nuestros padres?

1. Rasgos físicos. No sólo hablamos del color de los ojos, la voz o de la textura y cantidad de pelo. Se heredan lunares, manchas concretas en la piel, o esa peculiar forma de los dedos del pie.

2. Gestos y tics. En este caso, no sólo es herencia genética sino aprendizaje. Muchos de los tics los desarrollamos por observarlos en nuestros padres desde bebés. Esa forma de sujetar la barbilla al hablar o de tocarnos la oreja.

3. Ciertas habilidades. Por ejemplo, esa capacidad de separar todos los dedos del pie que sólo determinadas personas poseen, o de cerrar en un círculo perfecto la lengua al sacarla… ¿Piensas que es algo tuyo? Pide a tu padre o a tu madre que lo intenten… ¡te sorprenderá!

4. Enfermedades. Esta es la parte que a nadie le gustaría heredar. Sin embargo, existen cientos de enfermedades con un alto porcentaje hereditario. Entre ellos, la hipertensión, el colesterol o el cáncer.

5. Temperamento e inteligencia. Sí, la personalidad se construye a lo largo de toda la infancia y adolescencia. Pero existe algo llamado temperamento que también se hereda. Y según recientes estudios, podemos incluir en la lista de ‘regalos’ heredados… ¡la inteligencia!

Ahora bien, ahora ya sabes, que en parte de esta herencia tiene más que decir el padre. Aunque puede que no sea en el físico, tal vez sea en la forma de ser… o esa facilidad que tiene con los números y el cálculo mental. Observa y saca tus conclusiones.