Los fotógrafos no solo toman fotos bonitas, esta profesión requiere de mucho trabajo, esfuerzo, creatividad y algunas veces también requiere arriesgar la vida para conseguir la toma perfecta y ganarse la admiración de su público, además de demostrar su pasión por las buenas fotos.

Estos fotógrafos han demostrado su pasión por la fotografía arriesgándose y haciendo cosas que solo ellos se atreverían a hacer por una buena toma.