Los animales en su hábitat saben cómo pasar el tiempo y no se trata de comer y dormir o perseguir alguna presa por placer. Pueden hacer muecas, gestos y ser adorablemente divertidos como lo comprueba un trabajo fotográfico de la primera edición de los Comedy Wildlife Photography Awards.

Esta prueba fotográfica fue realizada por un gran grupo de fotógrafos. Los jueces eligieron entre 1502 fotos de 52 países y 45 finalistas. “No puedo creer la increíble cantidad de imágenes que recibimos en nuestro primer año y provenientes de tantos países distintos; verdaderamente es muy emocionante”, dijo Paul Joynson- Hicks, quién es fundador y fotógrafo de la vida silvestre.