La historia de la cerveza favorita de México
Comida

La historia de la cerveza favorita de México

México es el sexto consumidor de cerveza del mundo. Es justo decir que es una de las bebidas más populares y queridas entre los habitantes. Su importancia no es solo social sino económica, ya que representa el 1% de PIB nacional y el 23% de las exportaciones agro industriales del país. Esta bebida se encuentra en muchas situaciones de la vida cotidiana. Para celebrar un logro, para acompañar una comida, para brindar por la amistad, para gritar un gol o para llorar una derrota.

En México, según una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), la cerveza Corona es la favorita de los mexicanos. El 33% de las personas encuestadas eligió Corona como su favorita, seguida de Modelo, Victoria y Tecate. Pero, ¿cuántas personas conocen la historia de Corona? Te contamos cómo inició esta famosa cerveza, que ahora es la más querida.

 

La historia de Corona inicia en el año 1922. Fue en esa fecha que un grupo de inmigrantes españoles deciden construir y fundar Cervecería Modelo, S.A. La construcción terminó en 1925 y así nació el grupo cervecero más joven de México, el grupo modelo. Este grupo fue dirigido por Braulio Iriarte, que actuó como presidente, y Francisco Cilveti. La primera cerveza que produjo este grupo fue cerveza Modelo, en 1926, y un mes después nació la cerveza Corona.

 

El logotipo

El distintivo símbolo de la cerveza tiene sus orígenes hace un poco más de 50 años. Según las crónicas, que el logotipo que se incorporó en 1963 se inspiró en la corona que adorna la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, en la ciudad de Puerto Vallarta.

 

La rodaja de limón

¿Qué hace que Cerveza Corona sea la favorita de los mexicanos? Podrían ser sus ingredientes que en la actualidad se cree que son: cebada malteada, arroz y/o maíz, levadura, lúpulo, ácido ascórbico como antioxidante y alginato de propilenglicol, que se utiliza como estabilizante. Otros creen que es la simbólica rodaja de limón. Esta práctica es común a la hora de tomar una Corona Extra. Se sirve con una rodaja de limón en la boca de la botella. El porqué es desconocido, pero existen tres teorías sobre su origen. La primera dice que un cantinero en Baja California apostó que sería capaz de crear una nueva costumbre e inventó lo de la rodaja de limón. La segunda teoría dice que, debido a la tapadera de metal, la boca de la botella tenia residuos de óxido y se utilizaba el limón para limpiar la orilla. La tercera, les atribuye la práctica a los surfistas en las costas norte de México. Dicen que ellos acostumbraban a tomar la cerveza con un poco de limón pero que con la llegada de Corona era más fácil insertar la rodaja que el zumo en la botella.

Ahora ya sabes un poco más acerca de esta bebida tan querida y famosa. La próxima vez que disfrutes de una Corona recuerda los datos y sonríe, ya que ahora formas parte de su historia.