La escena más triste del cine de todos los tiempos
Entretenimiento

La escena más triste del cine de todos los tiempos

La película La vida es bella se estrenó en 1997. Fue escrita, dirigida y protagonizada por el actor italiano, Roberto Benigni. La película ganó tres Oscar: mejor banda sonora, mejor actor y mejor película extranjera. Además, ganó más de 50 premios internacionales como el Gran Premio del Festival de Cannes, el César a la mejor película extranjera y el Goya a la mejor película europea.

La cinta trata sobre un padre y su hijo en la Segunda Guerra Mundial. Benigni interpreta a Guido Orefice un judío dueño de una la librería. Una noche lo detienen a el con su hijo y su tío para llevarlos a un campo de concentración. La película narra como Guido intenta mantener a su hijo a salvo de la terrible situación que están viviendo al hacerle creer que todo es un juego.

No te puedes perder