10 preguntas que toda mujer debe hacerse a sí misma sobre el futuro

Algunas son pequeñas, otras son dolorosas, unas sencillas y algunas son difíciles de responder, pero llega un momento en la vida de toda mujer en el que debe tener tiempo para conocerse y hacerse estas preguntas para saber si todo en su vida va bien.

1. ¿La pareja con la que estoy me aporta lo suficiente?

1. ¿La pareja con la que estoy me aporta lo suficiente?

Foto: Pinterest.

Llega un momento en el que los novios guapos, ricos, o divertidos ya no son suficiente para una mujer de tu talla. Es importante sentirse atraído por la pareja, pero es más importante aún, saber que esa persona está aportando constantemente sentimientos positivos a nuestra vida. No es lo mismo decir: Me complementa, me llena, o me hace feliz, porque esas tres acciones las debes de llenar por completo tu misma; sin embargo, es necesario preguntarte a ti misma si ese hombre tan lindo con el que estás desde hace un buen tiempo es el que llena de emociones tu vida a diario, el que te reta a ser mejor cada día, y el que apoya tus proyectos y locuras sin importar que tanto deban arriesgar. Debes tener claro que tu pareja no debe hacerte feliz; eso lo puedes hacer tú. Tu hombre debe ser ese apoyo, ese amigo, ese confidente que te haga disfrutar de las cosas más pequeñas y reducir los momentos difíciles con amor.

2. ¿Me preocupa mucho lo que la gente piensa de mi?

2. ¿Me preocupa mucho lo que la gente piensa de mi?

Foto: Pinterest.

A cualquier ser humano le importa lo que los demás piensen de él; es obvio, vivimos intentando impresionar a las demás personas con nuestros logros, un buen trabajo, el carro del año y el esposo perfecto, pero debes tener muy en cuenta que llega un momento en el que debes pensar si realmente estás preocupándote demasiado por lo que digan los que te rodean. Siempre habrán críticas, siempre habrá quiénes no estén de acuerdo con lo que hagas o digas, pero aquí está la respuesta: Lo importante es que tu estés de acuerdo con que lo que estás haciendo es lo correcto, y principalmente lo que quieres para ser feliz. De que van a hablar, van a hablar, pero en tu mente y en tus manos está aportar la seguridad suficiente para que los comentarios o pensamientos de las personas no afecten quien realmente eres.