¿Por qué en Australia el agua del inodoro se va para el otro lado? Es el Efecto Coriolis
Actualidad

¿Por qué en Australia el agua del inodoro se va para el otro lado? Es el Efecto Coriolis

En las zonas turísticas cerca del ecuador se pueden encontrar personas que realizan “experimentos” para comprobar que el agua se va por el desagüe en diferente dirección dependiendo de qué lado del hemisferio esté. Es un mito esparcido por todo el mundo que el agua en el hemisferio norte se va por la izquierda y en el hemisferio sur por la derecha.

En palabras sencillas el Efecto Coriolis hace que los objetos que se lanzan en el hemisferio norte parezca que se desvían hacia la izquierda y los objetos que se lanzan en el hemisferio sur parezca que se desvían hacia la derecha. En este caso se intenta comprobar la teoría cuando se drena el agua de un recipiente. Este efecto también se puede observar en el viento y en las corrientes marinas.

Sin embargo, existen muchas dudas en torno a esta teoría y cuando surge un video, demostrando que el agua se va por un lado distinto dependiendo del hemisferio en el que esté, las personas creen que es una farsa. Es por eso que los video bloggers Destin Sandlin, de Smarter Every Day, y Derek Muller, de Veritasium, decidieron colaborar para probar o desmentir esta teoría.

 

Cada uno se encuentra en puntas opuestas de la tierra, uno en Estados Unidos y otro en Australia. Realizaron una serie de experimentos para comprobar el Efecto Coriolis. Al principio intentaron probarlo con el agua del inodoro y de los lavabos y se dieron cuenta que era FALSO. Lo que sucedía era que el agua se iba por la izquierda o por la derecha dependiendo de como estaba construido el lavabo o el inodoro. A veces, en un mismo dispositivo el agua cambiaba de dirección sin razón aparente. Descubrieron que los contenedores o la dirección en que se llenaron pueden influir en el resultado final.

Pero no se dieron por vencidos. Se preguntaron qué sucedería si se realizaba el experimento en un ambiente controlado. Es decir, el mismo recipiente, la misma manera de llenarlo y la misma manera de vaciarlo. Así que montaron, cada uno, un recipiente con una piscina de niños, la llenaron y esperaron 24 horas para que el agua estuviera completamente quieta. Luego ambos vaciaron la piscina por medio de una válvula que conectaron externamente. El resultado fue sorprendente.

Utilizaron colorantes para determinar la dirección del agua y en efecto obtuvieron resultados distintos. El que se encontraba en el hemisferio sur vio como el agua se iba hacía la derecha, en dirección de las agujas del reloj. El que se encontraba en el hemisferio norte vio como el agua se iba hacía la izquierda, en dirección opuesta a las agujas del reloj. Así que al final comprobaron que el Efecto Coriolis es más que un mito, es una REALIDAD.

 

Aquí puedes ver los videos del experimento. Están grabados de tal forma que debes sincronizarlos para obtener toda la información. Sigue las instrucciones que te dan al inicio y podrás ver como comprobaron el Efecto Coriolis.